Historias desgarradoras

Niño trabajandoEs 12 de junio, Día contra el Trabajo Infantil. Urge aunar voluntades para que no hayan más caritas tristes en el planeta porque se les impide ser, precisamente, niños

Por Karelia Álvarez Rosell

El tiempo me apremia, pero hoy es 12 de junio: Día contra el Trabajo Infantil. Y esas historias desgarradoras que todavía pululan en diversos confines de este mundo ameritan detener el paso para alzar la voz a favor de esas criaturitas, a quienes se les cortan las alas y le truncan los sueños.
Me estremece leer: “Unos 10, 5 millones de niños en el planeta, la mayoría de los cuales son menores de edad, trabajan como trabajadores domésticos en los hogares de otras personas en condiciones peligrosas y en algunos casos análogas a la esclavitud”.
Mientras otro sitio web publica: “Mi abuela me vendió a una familia para que trabajara en el servicio doméstico. La dueña de la casa me pegaba, me quemaba con agua hirviendo, me hacía cortes con cuchillos”, manifiesta Kaki, un chico de 15 años de Benín.
Por su parte en Siria, Turku, es un niño que ha tenido que hacerse mayor muy pronto. Con solo diez años se responsabiliza del cuidado de sus cinco hermanos pequeños y para sustentarlos vive con ellos en un campamento de refugiados de Becá, en El Líbano, donde se dedica a recoger chatarra. Sigue leyendo

Anuncios