Hermosas arrugas

adulto-mayorPor Karelia Álvarez Rosell

Hilda y Cecy, se cuidan una a la otra; ambas pertenecen a la tercera edad. Son madre e hija y para mayor información, una es mi abuela, con 93 años y la otra mi madre, con 73. Mi hermana, las niñas y yo nos ocupamos de atenderlas y colmarlas de cariño.
La “Abu”, como cariñosamente la llamamos, se pasa casi todo el tiempo sentada en una de las butaca de la sala, con el decursar de los años la artrosis y dos operaciones de cadera le han acortado los pasos, se auxilia de un “burrito”, pero insiste en mantenerse activa y con una mente muy lúcida; a cada rato me hace historias de su añorado Escambray o Macizo de Guamuhaya, un sistema montañoso situado en las provincias del centro del país.
Mientras, la “panetelita borracha”, como suelo nombrar a mi madre porque es toda ternura, anda con sus achaques a cuestas y también con una jaba de bondad para ayudar a cuanta persona se le cruce en el camino. Sigue leyendo

Anuncios