Simplemente, amigas

amigasPor Karelia Álvarez Rosell

Todavía late en nuestra mente y en el corazón ese encuentro casi improvisado, donde no importó si unas venían de ese llamado primer mundo que lagrimea por la crisis o de una de esas islitas perdidas en el Mar Caribe.
Qué interesaba el lugar de la cita, las lluvias que se empeñan en humedecer los días en mi terruño, las ocupaciones, el ajetreo de la vida cotidiana ni el calor debido a ese Astro Rey que cada vez más se empeña en hacer de las suyas.
Nos movían los sentimientos, la amistad, los recuerdos de la década de los 80, cuando éramos estudiantes; para entonces le sacábamos brillo a los kikos (zapato escolar), aprendíamos a bailar casino, chapeábamos las plantaciones citrícolas, comíamos toronjas, dormíamos en las cortinas de pino, jugábamos al burrito 21, preparábamos matutinos o nos daba la madrugada en el docente por la proximidad de un examen.  Sigue leyendo

Anuncios