Kotorra con sabor a premio

playa-cotiPor Karelia Álvarez Rosell

Así es, esta Kotorra anda con sabor a premio y como es natural de la autora brota la felicidad y realización profesional. Les cuento.

Las experiencias vividas en este blog desde hace tres años y el empoderamiento femenino que ya abarca hasta el ciberespacio sirvieron para darle vida a una ponencia: Kotorra sin delantal, presentada en el reciente Evento de Género y Comunicación efectuado del 9 al 11 de abril en la provincia de Pinarl del Río.

Por problemas personales no pude asistir, pero cargada de buenos deseos fue hasta la más occidental de las provincias del país mi colega Yerisleysis Ramírez para defender el trabajo, que para su sorpresa y la mía –porque se expusieron muy buenas ponencias– alcanzó Premio en el evento, a donde acudieron profesionales de La Habana, Mayabeque, Artemisa, Matanzas y de la región anfitriona. Sigue leyendo

Anuncios

50 000 visitas!!!

DSC07422Por Karelia Álvarez Rosell

No sé si en el mundo de la blogosfera llegar a las 50 000 visitas en dos años será un buen average, pero desde hace varios días ando como una gallina “sacá”, como bien me decía mi abuela cuando desandábamos juntas por el patio de su casa en el escambray spirituano para ver si los pollitos de la “pescuesipelá” ya habían roto el cascarón.
Pues Kotorra, esta bitácora que desanda por el ciberespacio desde los primeros días de marzo del 2011, acaba de llegar a esa cifra y quien se encarga de alimentarla día tras días anda que no le cabe un alpiste más.
Y considero que la ocasión es propicia para echarle una miradita a las estadísticas. Por ejemplo, México, se alza como el país de mayor visita, unas 11 193; seguido de Colombia, con 3 256 y Perú con 2 335.
Le siguen Estados Unidos, España, Venezuela, Argentina, Ecuador y Cuba, en ese orden, todos sobrepasan las mil. No obstante, quiero agradecer a los internautas de cerca cien naciones que han hecho un alto en el camino ya sea para husmear, conocer, comentar, discrepar… acerca de la realidad de la mujer, la adolescencia, la juventud, la niñez u otro asunto referente a mi Cuba querida o el mundo. Sigue leyendo

Quién me ayuda a apagar la velita

2 aniversarioPor Karelia Álvarez Rosell

Kotorra cumple sus dos años. En realidad fue el día nueve de este mes, pero en aquel momento no tenía ánimo para celebraciones aunque bien saben cuánto disfruto el intercambio con ustedes; tenía el corazón estrujado como ese papel que echamos al cesto cuando algo nos sale mal.

Precisamente hace dos años y con la ayuda de una entrañable colega-amiga nació este blog porque me satisface contar historias e intercambiar acerca de temas diversos, en especial aquellos relacionados con las mujeres, los niños, los jóvenes, la familia, la comunicación y los sentimientos, esos que nos hacen mejores o peores seres humanos.
No olvido los primeros días, cuando me despertaba inquieta y al levantarme de la cama no atinaba a otra cosa que  encender la computadora para saciar la curiosidad acerca de cuántas personas habían entrado a la página o tenido el gesto de dejarme un comentario. Sigue leyendo

Kotorra vivita y coleando

 

Por Karelia Álvarez Rosell

Nunca pensé que volvería a escuchar los cordiales saludos de mis ángeles de la guarda, sí, esos fieles hombres y mujeres de batas blancas y manos habilidosas: “A ver, Kare, ¿ya salieron los peos?”. Como ven, una pregunta al buen cubano y sin ningún tipo de enmascaramiento, pues mi estado de salud no era para tanto protocolo.
A mis intestinos ahora les ha dado por jugarme malas pasadas, dicen los médicos que suelen ser muy perezosos, tanto es así que durante los últimos años me hacen acudir al salón de operaciones y  tener la esmerada atención de un consagrado equipo tanto de la sala de Cirugía como de Terapia Intensiva del hospital general docente Héroes del Baire.
Del principal centro hospitalario, por cierto ahora en medio de una reparación capital que posibilitará elevar la calidad del servicio a los pacientes,  salí hace unos días, por supuesto, luego de haber expulsado esos gases, en ocasiones pestilentes, que a muchos  nos avergüenza soltarlos, pero no deberían retenerlos ya que este confirma el cabal funcionamiento de los intestinos al hacer el recorrido completo por esa parte importante del aparato digestivo. Sigue leyendo