De pachanga…

fiestas p 06


  

                        

  Karelia Álvarez Rosell

Fotos: Gerardo Mayet Cruz

  • Pineros de todas las edades durante tres jornadas multiplicamos la alegría en las tradicionales Fiestas de marzo

No somos pocos los habitantes de este terruño que andamos con dolores en las extremidades de tanto trasnochar durante estos tres días de fiestas populares, las cuales ya se hacen habituales en el tercer mes del año.
Por supuesto que poco se parecen a los Festivales de la Toronja que en la década de los 80 hicieron historia por su sobredosis de comida –donde quiera había un kiosco con to´y para todos porque cuando aquello un peso era un peso–, cerveza bien fría, paseos que atraían por la calidad de las actuaciones de varias comparsas, carrozas, originales muñecones y que gran cantidad de los pineros podían disfrutar sentados a ambos lados de calle 39, hoy Paseo Martí.
Cómo cambian los tiempos, Venancio, reza una expresión popular, y no deja de tener razón. Han cambiado y mucho; sin embargo, a pesar de las escaseces y las restricciones de los bolsillos los festejos se mantienen, ahora con otra concepción y los pobladores tienen la posibilidad de disfrutar en familia las variadas propuestas. Sigue leyendo

Anuncios

Fiesta y pachanga

Texto y fotos Karelia Álvarez Rosell

La noche de este domingo primero de abril se engalana con los fuegos artificiales; el espectáculo anuncia el cierre de las fiestas pineras, esas que durante tres días han sido del disfrute de los habitantes de la Isla.
No pocos arrollaron detrás del contagioso sonido de los tambores de la conga, otras prefirieron bailar hasta el cansancio con el grupo musical Kola Loka o la Original de Manzanillo; mientras algunos salieron en familia a probar suerte en los juegos de azar organizados, tomarse unas cervecitas bien frías o degustar una de esas comidas criollas elaboradas fuera de casa.
Muchos hemos quedado satisfechos con los paseos y el carnaval infantil, donde se impuso el colorido, la creatividad, el buen gusto y la calidad de las coreografías; las cuales hablan por sí solas del desempeño de los instructores de arte. Sigue leyendo