Natalia ama la religiosidad popular

Diáfana, elegante, culta y ataviada con sus collares, que no son un adorno, sino su protección, la etnóloga cubana Natalia Bolívar presenta su libro Orisha Ayé, concebido con la coautora Valentina Porras Potts, en la XXI Feria Internacional del Libro, en Isla de la Juventud
Por: Mayra Lamotte Castillo
Fotos: Gerardo Mayet Cruz

Diáfana, elegante, culta y ataviada con sus collares, que no son un adorno, sino su protección, la etnóloga cubana Natalia Bolívar Aróstegui presenta su libro Orisha Ayé, concebido con la coautora Valentina Porras Potts, en la XXI Feria Internacional del Libro, en Isla de la Juventud.

A diferencia de lo que muchos piensan, el interés de la afamada investigadora por la religión afrocubana no le vino por la vía académica mediante las enseñanzas de Fernando Ortiz y Argelier León, sino a través de su nana negra por trasmisión oral. Sigue leyendo

Anuncios

Atrapar la Feria

Por Karelia Álvarez Rosell
Aunque la XXI Feria Internacional del Libro finalizó de manera oficial en la Isla de la Juventud, los pineros prefirieron atraparla para continuar disfrutando de esa gran fiesta, considerada como uno de los eventos culturales más trascendentales y masivos del país.
Desde hoy las carpas y los puntos de venta se desmontarán para trasladarse hacia los diferentes poblados de la localidad, con el propósito de quienes no pudieron llegar a la ciudad de Nueva Gerona debido a la lejanía puedan adquirir algunos de los más de 1 525 títulos y 21 881 textos vendidos en esta edición.
De todas maneras, los pineros disfrutamos de una gran fiesta de la literatura y las artes, ese espacio de participación e intercambio, abierto para todas las entidades y profesionales vinculados al mundo de las publicaciones.
En esta oportunidad la feria se le dedicó a la multipremiada escritora local Elena Beatriz Corujo, por sus más reciente lauros: el Latine Heritage de la fundación de igual nombre de los Estados Unidos, Libresa de Ecuador y la Mención en el Premio Casa de las Américas 2012; como también al grupo Sony Boy y su banda, representante de la música del Caribe. Sigue leyendo