Retraso de la cigüeña

                                                                                                 Por Karelia Álvarez Rosell            cigueña

Marianela, mi colega, anda toda alborotada por el bebé que lleva dentro de su vientre, se siente feliz y no cesa de tirarse fotos para dejar constancia de esa pancita que experimenta discretos movimientos y crece por día.
Cuando algunas mujeres, como mi joven amiga, viven el sueño de preparar canastillas y disfrutar la maternidad, otras demoran el vuelo de la cigüeña o, simplemente, renuncian a que esta ave, a la cual en antaño la responsabilizaban de los nacimientos, emprenda ese mágico viaje.
¿Ser o no madre?, ahí está la disyuntiva. Según las estadísticas las mujeres cubanas no cubren desde 1978 el nivel de reemplazo poblacional, al no dejar al menos una hija por cada una al final de su vida reproductiva; al propio tiempo aumenta la expectativa de familia pequeña, o sea: mamá, papá, un hijo o …dos, ya casi hasta con dudas.

Sigue leyendo

Anuncios