Mi viejo…

Por Karelia Álvarez Rosell

Foto: Víctor Piñero Ferrat

Qué manera de extrañarte, mi viejo. Te me fuiste cuando todavía te quedaban fuerzas para seguir enfrentándote a molinos de vientos como todo buen Quijote, hacer la obra cada vez mejor por no creer en imposibles y guiar a la familia como buen capitán de navío, ese que sale airoso de cada travesía a pesar de las tempestades porque el amor y la unidad todo lo pueden. Sigue leyendo

Anuncios

¿Beber lo prohibido?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por Karelia Álvarez Rosell

Hola mis amigas y amigos, disculpen la prolongada ausencia, cuestiones de trabajo me han apartado un poco de Kotorra, pero ya ando de vuelta.

Es temprano en la mañana y el panorama pocas veces varía: varios hombres y jóvenes sentados bajo un frondoso árbol conversan, juegan, destilan alcohol y algunos quedan tendidos en la acera, se tornan agresivos; mientras otros muestran un mal aspecto, como si el agua y la adecuada apariencia les resultaran ajena.
Puede ser también una de esas noches en que se prefiere liberar tensiones luego de una semana cargada de estudio o trabajo, la opción es comprar en cualquier punto de venta una botella de ron o varias de cerveza “porque así atraigo más jebitas”, “no soy el pasma´o del grupo”, “tengo tremendo swing”…. Sigue leyendo

Sin desmemoria

38644529-ilustraci-n-de-una-mujer-mayor-olvidadizo-tratando-de-recordar-algo
Por Karelia Álvarez Rosell
Son tiempos de restablecimiento de relaciones diplomáticas. Ya hace más de un año desde aquel 17 de diciembre del 2014 cuando ambos presidentes lo anunciaron, pero como bien dijo el cantautor cubano Silvio Rodríguez aún “quedan heridas abiertas” entre Estados Unidos y Cuba.
Cuando pequeña me resultaban ajenos las discrepancias y ese engendro llamado bloqueo, luego, con el decursar de los años y la preparación alcanzada, logré entender que las maquiavélicas pretensiones contra mi pequeña nación, llamada “fruta madura”, venía desde los comienzos de los años 1700.
Desde entonces mucho ha llovido hasta acá. Varios han sido los presidentes posicionados en la Casa Blanca, pero la política hacia mi país sigue siendo la misma, la de hacernos rendir por hambre por la simple y digna razón de querer ser libres e independientes. Sigue leyendo

Mujeres entre la muñeca y la pelota

Por Karelia Álvarez Rosell Mujer con niños

A Mercedes todos los días la veo salir de su casa con sus dos hijos, al más pequeño lo deja en el círculo infantil y el otro continúa con ella para el centro laboral por no tener con quien dejarlo durante el período vacacional.
¿Y el papá?, le pregunto: “Bien y tú, nos peleamos hace algún tiempo, me pasa 50 pesos por cada uno y cuando se acuerda de los niños los llama o viene a verlos, ya sabes, visita de médico; yo soy la que siempre está presente, dando cariño, resolviéndoles sus problemas y exigiendo un buen comportamiento.” Sigue leyendo

Amores en un abrazo, un beso…

cinco-heroes-en-casa-2Por Karelia Álvarez Rosell
Todavía no me recupero. ¡Qué día! Quién iba a decirnos que, precisamente un 17 de diciembre, cuando en Cuba entera suenan los tambores y devotos visten de tela de saco para venerar a San Lázaro, y mi Isla festeja un aniversario más de su ciudad Nueva Gerona, nos llegarían tantos alegrones.
No pocos estuvimos a la expectativa. Luego de conocer el regreso a la patria de los tres Héroes que permanecían encarcelados en prisiones de máxima seguridad en los Estados Unidos por luchar contra el terrorismo desde la madriguera imperial, a muchos nos brotaron lágrimas del alma y un inigualable sentimiento por quienes en estos 16 años de encierro se convirtieron en nuestra familia.
Conservo en mi mente la nitidez de las imágenes de cuando descendían las escalerillas del avión al ser recibidos en el aeropuerto internacional José Martí: Ramón, con dificultades al caminar, Gerardo y Antonio, ya no tan jóvenes, pero los tres con una alegría indescriptible por el retorno a casa sin traicionar sus principios. Sigue leyendo

Sutilezas

juntos-de-la-mano-1127Por Karelia Álvarez Rosell

Dice el refrán popular que la curiosidad mató al gato, pero ese no es mi caso, menos por interesarme por una conversación muy animada y “amorosa” sostenida por dos jóvenes que venían delante de mí mientras transitábamos por el Paseo Martí, la arteria principal de mi ciudad.
Llamó mi atención la manera en que él le decía que no quería verla en la calle, “de la escuela debes ir para la casa y esperarme allí; hay muchos leones sueltos en 39 y te quiero para mí solito…”.
Tales palabras se hacen acompañar de caricias y besos, mientras ella deja escapar sonrisas y expresiones de felicidad; me atrevería a decir que hasta de seguridad ante aquellas frases sutiles y arropadas con traje machista.
Este es tan solo un caso, pues a diario tropezamos con conductas simuladoras de amor eterno; sin embargo, resultan las primeras manifestaciones de manipulación o de violencia, sí, de violencia de género, la cual enmarca a todo acto u omisión intencional basado en desigualdades por razones de género, que provoca daños físicos, psicológicos y/o patrimoniales causando irrespeto a los derechos individuales.
Con perspicacia otros interfieren en el modo de vestir, llevar el largo o color del pelo, en la selección de las amistades y, por si fuera poco, en el estudio y el trabajo, por lo cual algunas muchachas y mujeres permanecen en los hogares bajo el síndrome de la dependencia y la anulación, cuando tanto se ha batallado en nuestro país por la emancipación de las féminas.
Pero hay quienes no acuden a las frases ni acciones sutiles e imponen sus determinaciones de “macho dominante” y acuden a otros métodos tan lacerantes como la agresión física, tales como el daño a la autoestima debido a agresiones verbales u omisiones o desamparo económico.
Los ejemplos expuestos podrán ser catalogados de exagerados, pero así, con tales sutilezas, comienza el largo y angustiante camino de la violencia de género, esa que todavía cuesta visibilizar por disímiles razones.
Para mí el amor, ese sentimiento impoluto, misterioso, loco, brioso…., no admite condiciones porque tan solo se da sin esperar nada a cambio y en cuanto a nosotras, las mujeres, valoremos muy en serio esas sutilezas y no permitamos que nada ni nadie opaque nuestro brillo, menos nos corte las alas para volar.
Si bien es cierto que en la actualidad Cuba dispone de políticas de equidad, todavía queda por hacer en los diversos espacios de la sociedad, sobre todo en el escenario de la familia y la escuela con el propósito de lograr mujeres y hombres menos machistas y más plenos.

Un peso de pan y otro de flores

pan y floresPor Karelia Álvarez Rosell
Camino a casa escuché cuando una estudiante de preuniversitario le decía a otra: “Como te gusta endeudarte, todo lo quieres tener…siempre detrás de lo material”, entonces recordé un proverbio chino que dice: “Cuando tengas dos pesos compra uno de pan y otro de flores”.
¿Lo material o lo espiritual?, tema polémico quizá tanto como qué surgió primero ¿la gallina o el huevo? De los grandes filósofos aprendí que ambos son importantes para el desenvolvimiento de los seres humanos, pero los extremos no le traen a nadie resultados halagüeños.
Con desconsuelo veo cómo cada vez más las personas y en especial los muchachos se inclinan por las cuestiones materiales, y no descansan hasta lograr el último grito de la moda, ya sea calzado, ropa o algunas de esas nuevas tecnologías que han salido al mercado en estos momentos. Sigue leyendo

A correr, llegan los quince

QuincePor Karelia Álvarez Rosell

Disfrutar el teleplay Mis quince, del joven y varias veces premiado Maikel Jorge Pascual, del telecentro Islavisión, me motiva a conversar acerca del gran acontecimiento social que, según algunas consultas en nuestro país, comenzaron a celebrarse desde la década del ’50.
Este audiovisual, con el cual muchos reímos a carcajadas, supo satirizar parte de lo que ocurre en la actualidad con tal evento, donde se ponen de manifiesto las diferencias económicas entre los disímiles estratos de nuestra sociedad, pues muchas familias no tienen los recursos económicos para realizar una celebración de este tipo.
Pues hoy existe un exigente estándar establecido: las fotos en diversos formatos (álbumes, revistas, libros, llaveros), con el apoyo del photoshop que muchas veces le quita la frescura de su edad al dejarlas irreconocibles, ya sea en la Antártida o en el desierto del Sahara. ¡Ah! y ni hablar de los precios de la oferta. Sigue leyendo

“Quieros” para quienes saben amar

DSC_0232

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por Karelia Álvarez Rosell

Cristian, es el nombre de mi vecinito, ese que me desmorona cuando escucho de su diminuta boca la palabra “tía”. Él tiró a su mamá de la cama bien temprano porque sabe que hoy es el Día de los Niños y quiere que lo lleven a pasear para ver a los payasos, comer golosinas y lograr tener un carrito nuevo.
Desde los bajos del edificio me da gritos para que lo felicite, lo sorprenda con algún dulce y lo elogie con esa gorra nueva que le compraron para que el sol no haga de las suyas en su menudo cuerpo.
Lo veo partir feliz, tal como amanecen las niñas y los niños en este pedacito de Cuba, donde como en cada rincón del país se les prioriza a pesar de las estrecheces, juegan, comparten, sueñan, aprenden y desarrollan sus habilidades. Sigue leyendo