¿Humo?…pa´allá, pa´llá

Por Karelia Álvarez Rosell

–Ay, tía, quiero dejar de fumar, pero no puedo.

–Cómo no, Leo, lo dices como si llevaras toda una vida fumando y en honor a la verdad, no llegas a un año, con lo cual te quiero decir que tu dependencia a la nicotina no es tan fuerte, así que…fuerza de voluntad, mi niño.

Y durante nuestra conversación salió a relucir sus inicios a escondidas cuando terminaba la secundaria, así, como comienzan muchos de los adolescentes, para ser aceptado en el grupo, estar a la moda, exaltar su varonilidad y atraer más “jebitas”; mientras todos en la familia te lo reprochábamos. Sigue leyendo

Anuncios