Extraordinarias mamitas

Por Karelia Álvarez Rosell

Eso somos sí, extraordinarias mamitas. La sabia naturaleza nos dotó de ese exclusivo privilegio, el de llevar en nuestra pacita a tiernas e indefensas personitas que se nos antoja llevarlas por siempre de la mano, creo que hasta después de nuestra propia existencia. Sigue leyendo

Anuncios

Mamasitas

madrePor Karelia Álvarez Rosell

Vuelve mayo con su olor a lluvia y las inmensas ganas de recordar las proezas de esos seres extraordinarios, que tienen la exclusividad de abrigar en su vientre a criaturitas, darle continuidad a la vida y, por si fuera poco, hasta dones de cartomántica al presentir si trae hembra o varón.
¿Qué decirme a mí misma?, ¿qué decirle a mi madre adorada: Ceci, Paula, Yiya…? ¿qué decirle a mi hermana?, ¿qué decirle a mis amigas?, ¿qué de nuevo decirles a quienes en el futuro lo serán, a aquellas que ya sienten las pataditas en sus pancitas como caricias o a las mujeres que llevan de la mano a sus críos por los vericuetos de la vida?
Pues, a mí misma, me doy las gracias por haber sido tan sabia al haber decidido tener a mis dos princesas, esas que son carne de mi carne, sangre de mi sangre; mis desvelos, risas, llantos, esperanzas, fortaleza…mis sueños.
La llegada de mis K y su disfrute han acrecentado ese amor incalculable que siento por mi madre o mi “panetelita borracha”, no porque ande siempre bajo el efecto del alcohol , de hecho no le gusta, sino porque es de masa suave y esa miel que endulza, calma y alivia.
Siempre mayo nos invita a hacer magia, desandar las calles o tiendas en busca de un regalo, a pasar por intrusas o intrusos por apropiarnos de flores del jardín ajeno, de escribir postales a oscuras para no ser descubiertos y hasta de convertirnos en el mejor de los poetas porque las mamasitas somos inspiración.

Sigue leyendo

A mi panetelita borracha…

Doña Cecy

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por Karelia Álvarez Rosell

Cuánta nostalgia, cuántas celebraciones en mi ausencia. Discúlpenme si llegaron a visitarme y no me encontraron, fue una ausencia involuntaria y también necesaria. Durante dos semanas permanecí en el taller de Técnicas Narrativas en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí, en La Habana.
De varias provincias del país, de Ecuador y Colombia llegamos profesionales de la Comunicación a beber de la sabia de Francisco López Sacha, ese ensayista, profesor de arte y autor de la novela El cumpleaños del fuego y cuantos como Análisis de la ternura, que como un verdadero griot, nos hizo comprender y navegar mejor por las aguas de la narrativa.
Por la capital del país, en esa cuidad agitada, bulliciosa, alegre, sugerente y que por momentos siente que te absorbe, pasé el Día de las Madres, que cada segundo domingo de mayo se festeja en mi cubita. Sigue leyendo

Fragancia de mayo

 

Por Karelia Álvarez Rosell
Foto: Arturo Enamorado López


Mayo se nos presenta con su ropaje húmedo, multicolor; llega sin prisa para evocarte porque solo tú puedes cargar en tu vientre vida, eres corazón y no razón, porque solo tú eres esa mezcla perfecta de sentimientos que arropa a diminutos cuerpos.
Madre, ¿qué decirte, cómo llamarte o dibujarte? Creo que no existe calificativo, nombre o pincel capaz de detallarte en toda tu magnitud porque eres única, ese ser sublime que llora y ríe ante el llanto convertido en existencia. Sigue leyendo