¿Beber lo prohibido?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por Karelia Álvarez Rosell

Hola mis amigas y amigos, disculpen la prolongada ausencia, cuestiones de trabajo me han apartado un poco de Kotorra, pero ya ando de vuelta.

Es temprano en la mañana y el panorama pocas veces varía: varios hombres y jóvenes sentados bajo un frondoso árbol conversan, juegan, destilan alcohol y algunos quedan tendidos en la acera, se tornan agresivos; mientras otros muestran un mal aspecto, como si el agua y la adecuada apariencia les resultaran ajena.
Puede ser también una de esas noches en que se prefiere liberar tensiones luego de una semana cargada de estudio o trabajo, la opción es comprar en cualquier punto de venta una botella de ron o varias de cerveza “porque así atraigo más jebitas”, “no soy el pasma´o del grupo”, “tengo tremendo swing”…. Sigue leyendo