Hasta pronto…Feria

Por Karelia Álvarez Rosell

La 26 Feria Internacional del Libro de La Habana le dijo hasta pronto a los pineros, quienes durante tres días tuvieron la posibilidad de saciar su sed por la lectura.
De ahí que ya sea tradicional el incremento del ir y venir de transeúntes por el Paseo Martí, la céntrica calle de la ciudad de Nueva Gerona, de jóvenes, adultos y niños, éstos últimos los más favorecidos en esta fiesta de la literatura, la cual le trajo ejemplares tanto para colorear como enriquecer el pensamiento. Sigue leyendo

¿Beber lo prohibido?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por Karelia Álvarez Rosell

Hola mis amigas y amigos, disculpen la prolongada ausencia, cuestiones de trabajo me han apartado un poco de Kotorra, pero ya ando de vuelta.

Es temprano en la mañana y el panorama pocas veces varía: varios hombres y jóvenes sentados bajo un frondoso árbol conversan, juegan, destilan alcohol y algunos quedan tendidos en la acera, se tornan agresivos; mientras otros muestran un mal aspecto, como si el agua y la adecuada apariencia les resultaran ajena.
Puede ser también una de esas noches en que se prefiere liberar tensiones luego de una semana cargada de estudio o trabajo, la opción es comprar en cualquier punto de venta una botella de ron o varias de cerveza “porque así atraigo más jebitas”, “no soy el pasma´o del grupo”, “tengo tremendo swing”…. Sigue leyendo

Retorno con espejuelos de género

canvas 1Por Karelia Álvarez Rosell

¡Apareciste!, dirán y con toda razón debido a mi prolongada ausencia, pero… ¿quién dijo que abandoné por siempre a esta “kotorra” que hacer arder mis pasiones profesionales?, jamás lo haré porque eso sería como renunciar a un sueño y también a ustedes, quienes han tenido la gentileza y paciencia de aguardar por mi retorno.
En verdad no sé si caben las disculpas; no obstante, quiero dárselas y me encantaría que las aceptaran, pues cualquiera de nosotros en algún momento ha sido víctima de una pereza enigmática como también de carga de trabajo, responsabilidades, ocupaciones, en fin… Sigue leyendo

Mujeres entre la muñeca y la pelota

Por Karelia Álvarez Rosell Mujer con niños

A Mercedes todos los días la veo salir de su casa con sus dos hijos, al más pequeño lo deja en el círculo infantil y el otro continúa con ella para el centro laboral por no tener con quien dejarlo durante el período vacacional.
¿Y el papá?, le pregunto: “Bien y tú, nos peleamos hace algún tiempo, me pasa 50 pesos por cada uno y cuando se acuerda de los niños los llama o viene a verlos, ya sabes, visita de médico; yo soy la que siempre está presente, dando cariño, resolviéndoles sus problemas y exigiendo un buen comportamiento.” Sigue leyendo

Añoranza por la infancia

NiñosPor Karelia Álvarez Rosell
Acostadas en la cama, mis hijas y yo, vemos fotos de cuando era niña, se ríen de las motonetas y los lazos que me ponía mi mamá; también de esos ojitos que a pesar de las noches y los días transcurridos todavía muestran cierta picardía infantil.
Qué cosas tiene la vida, a quienes me conocen ahora les cuesta creer que cuando pequeña solía ser traviesa, precisamente por lo sosegada que soy ahora, pero jugaba a la escuelita con ranas cazadas por mis propias manos (ahora me horroriza hasta mirarlas) y le caía atrás a una gallina pinta y sin pelo en el pescuezo para quitarle sus pollitos; al final terminaba corriendo para no ser víctima de una picotazo. Sigue leyendo

Aire puro, vida sana…

TabaquismoPor Karelia Álvarez Rosell
Así me digo con cierta regularidad: Aire puro, qué vida más sana… Hace seis años dejé de fumar y confieso sentirme divina; mi vecino a cada rato me invita a un café y un cigarro, por supuesto con placer le acepto el aromático líquido pero no el “Popular”, al cual no extraño ni un tantico.
Mi amiga Marcela desde hace varios días celebra en la red de Facebook su primer año sin fumar, mientras el colega Gilberto no desaprovecha espacio para presumir de sus casi diez; pero cuando algunos festejan por haberse desprendido del nocivo vicio, otros se inician en el hábito.
Resulta alarmante ver cómo se incrementa en los adolescentes y jóvenes, quienes consideran que lo hacen para “lucir más atractivos”, “ligar novias”, “estar a la moda”, “ser aceptados en el grupo”…
Este 31 de mayo se conmemora el Día Mundial Sin Fumar y en esta oportunidad la campaña pone énfasis en favor del derecho a respirar aire puro y a adquirir conciencia sobre la carga económica que representa para el país esta dañina práctica. Sigue leyendo

Aprendí

KarechiquiPor Karelia Álvarez Rosell

Esta peque, con olor a lomerío y tierra húmeda del Escambray, pero también a salitre, mármol… llega pletórica de felicidad a su medio siglo de existencia.
El camino transitado ha sido arduo y no pocas veces lleno de rocas, pero por los vericuetos de la vida aprendí a pintarla de colores como ese arcoíris que cuando niña solía cortar con los dedos, simulando una tijera.
Aprendí, por mis padres (Ceci y Tata), que la familia no se escoge, te llega, se aprende a quererla y defenderla amén de sus imperfecciones porque cuando llega un temporal siempre da cobija, compañía, amparo… Por suerte, tengo una estupenda porque no espera a que llegue el mal tiempo.
Sigue leyendo

Amores en un abrazo, un beso…

cinco-heroes-en-casa-2Por Karelia Álvarez Rosell
Todavía no me recupero. ¡Qué día! Quién iba a decirnos que, precisamente un 17 de diciembre, cuando en Cuba entera suenan los tambores y devotos visten de tela de saco para venerar a San Lázaro, y mi Isla festeja un aniversario más de su ciudad Nueva Gerona, nos llegarían tantos alegrones.
No pocos estuvimos a la expectativa. Luego de conocer el regreso a la patria de los tres Héroes que permanecían encarcelados en prisiones de máxima seguridad en los Estados Unidos por luchar contra el terrorismo desde la madriguera imperial, a muchos nos brotaron lágrimas del alma y un inigualable sentimiento por quienes en estos 16 años de encierro se convirtieron en nuestra familia.
Conservo en mi mente la nitidez de las imágenes de cuando descendían las escalerillas del avión al ser recibidos en el aeropuerto internacional José Martí: Ramón, con dificultades al caminar, Gerardo y Antonio, ya no tan jóvenes, pero los tres con una alegría indescriptible por el retorno a casa sin traicionar sus principios. Sigue leyendo