Extraordinarias mamitas

Por Karelia Álvarez Rosell

Eso somos sí, extraordinarias mamitas. La sabia naturaleza nos dotó de ese exclusivo privilegio, el de llevar en nuestra pacita a tiernas e indefensas personitas que se nos antoja llevarlas por siempre de la mano, creo que hasta después de nuestra propia existencia.

Extraordinarias sí, porque transformamos el dolor en alegría eterna, nos convertimos en creadoras de canciones y cuentos; volvemos a ser niñas al, casi sin tiempo y multiplicándonos, retornar a jugar a las casitas o a las bolas, hasta regresamos al círculo infantil o la escuela a reaprender las lecciones y, por si fuera poco, nos convertimos en enfermeras sin haberlo estudiado y en custodios, sobre todo cuando las criaturitas arden en fiebre en la noche o les aqueja el oído u otro mal.

Extraordinarias sí, por tener la capacidad y el poder de transformar lo feo en bello, así como la oscuro en ese arbolito cargado de luces, tal como los cocuyos que encerramos en un pomo para iluminar el closet donde jugamos a los escondidos o el largo y tortuoso camino de la vida.

Extraordinarias sí, porque no creemos en imposibles, porque de la nada, sin varitas mágicas y sí con amor de madre convertimos una calabaza en carruaje y la tela simple en el mejor de los atuendos para que los hijos sean princesas y príncipes.

Extraordinarias sí, porque no hay fuerza mayor que la de ser, todos los días, Mamá.

¡Felicidades para mi Abu, mi madre y hermana querida, mis amigas, que bien saben cuánto las adoro y admiro!..

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s