Ebria de felicidad

???????????????????????????????Por Karelia Álvarez Rosell

Llega con ansias y expectativas septiembre, de nuevo se viste multicolor: amarillo, rojo, azul, carmelita, verde… y la alegría, el recuento de las vacaciones, el abrazo, el beso, el deseo de aprender y descubrir, invade cada rincón de los planteles educacionales que abren sus puertas con el inicio del curso escolar.
No se me hace tan lejos la vida de estudiante, pues con la llegada de mis hijas y sobrina vuelvo a alistar uniformes, preparar mochilas, forrar libretas, libros, elaborar merienda y mirar a cada rato el reloj para no llegar tarde al matutino para ser una más de la formación en la plazoleta.
Ahora me veo multiplicada; una casi termina la enseñanza Artística y la otra comienza la Media. De La Habana me llega la noticia del retoque de su escuela, mientras por acá todavía la alistan, le dan los toques finales a los laboratorios y algunas aulas que en breve tendrán mayor ventilación, pero aprecio en los ojos de mi pequeña destellos de felicidad, más que preocupaciones por las nuevas materias y el joven profesor guía.

Su mesa la sorprende con un sinfín de materiales escolares: lápices, gomas, colores, acuarelas y cuadernos, los cuales me enseña para que desde ya me ponga en función de buscar el papel adecuado porque al día siguiente quiere estar entre los primeros del aula en llevarlos bien forrados. ???????????????????????????????
Antes la directora de la secundaria básica José Rafael Varona les había dado la bienvenida, al tiempo que les presentó el claustro que durante este curso (2014-2015) se encargará de su aprendizaje y formación.
Literalmente me retiré ebria de felicidad porque mis hijas, como el resto de los muchachos del plantel educacional, también lo estaban.
Entonces camino a la redacción pensé en la alegría contagiosa de cada septiembre, esa que debería primar durante todo el curso a partir del cariño, conocimiento, educación y seguridad que le trasmitan los profesores a los estudiantes y, a su vez, estos con un superior desvelo ante el estudio y respeto por sus educadores.
Y no podría faltar lo que considero esencial para lograr la integralidad de nuestros muchachos, la cual no puede recaer tan solo en la escuela, y es la ocupación y preocupación de la familia por ser la máxima responsable en su formación.
El gran reto está en la integración de la escuela, la familia y la comunidad, solo así el entusiasmo del primer día no decaerá mientras avance el almanaque, ni desaparecerán los buenos modales como tampoco se llenará de hollín el aprendizaje en las escuelas que cada septiembre nos abraza y convida a caminar.

???????????????????????????????

Anuncios

3 comentarios el “Ebria de felicidad

  1. Lo que para ustedes el inicio del ciclo escolar es verdadera alegría familiar y de los escolapios desde Preescolar hasta la Universidad, ya que me consta es completamente gratuita la enseñanza educacional; pero en nuestro México a la mayoría de los Padres de familia es un verdadero sacrificio para comprar útiles, uniformes y la cuota$$$$$$ dizque voluntaria pero es un requisito, de otra manera no le reciben al niño o joven en la Escuela aunque sea OFICIAL.Y son cuotas mínimo el equivalente a $40 CUC por escolapio y eso que en nuestro México es gratuita la Educación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s