Hermosas arrugas

adulto-mayorPor Karelia Álvarez Rosell

Hilda y Cecy, se cuidan una a la otra; ambas pertenecen a la tercera edad. Son madre e hija y para mayor información, una es mi abuela, con 93 años y la otra mi madre, con 73. Mi hermana, las niñas y yo nos ocupamos de atenderlas y colmarlas de cariño.
La “Abu”, como cariñosamente la llamamos, se pasa casi todo el tiempo sentada en una de las butaca de la sala, con el decursar de los años la artrosis y dos operaciones de cadera le han acortado los pasos, se auxilia de un “burrito”, pero insiste en mantenerse activa y con una mente muy lúcida; a cada rato me hace historias de su añorado Escambray o Macizo de Guamuhaya, un sistema montañoso situado en las provincias del centro del país.
Mientras, la “panetelita borracha”, como suelo nombrar a mi madre porque es toda ternura, anda con sus achaques a cuestas y también con una jaba de bondad para ayudar a cuanta persona se le cruce en el camino.Ellas son parte de los más de dos millones de ancianos que viven hoy en Cuba, pero no todos corren con la suerte de recibir mimos y respeto en el ámbito familiar, a varios en ocasiones no se les tiene en cuenta, les encargan la jaba del pan, los encontramos por horas en un parque para ver las horas pasar y en el peor de los casos hasta se les maltrata, sí, se les maltrata aunque parezca dura la palabra.
Cómo llamar entonces a no darles voz ni voto en casa, ubicarlo en el cuarto con menos condiciones, ventilación y aislado, gritarle porque se orinó antes de llegar al baño porque ya no controla su esfínter o apresurarla sin tener presente que sus piernas ya no le responden como antes…
Es cierto, las políticas gubernamentales para atender a este sector poblacional, cuya tendencia es al incremento, están más que claras; así lo corrobora el hecho de que la esperanza de vida de las cubanas hoy alcance los 81,3 años y en los hombres llegue a 78,2, lo cual habla del empeño de la Revolución por sus ancianos.
Sin embargo, todavía queda por hacer tanto en el hogar como en la sociedad en aras de hacerles la vida más placentera a quienes hoy peinan canas, pero en sus años mozos contribuyeron al desarrollo de la nación.
Pues toca a la familia hacer de la tercera edad otra etapa para seguir siendo útiles, queridos, escuchados y a las instituciones mejorar las condiciones para el cobro de su pensión, ya que muchos se pasan horas en colas inmensas y en ocasiones bajo el sol o en diseñar las aceras también pensando en ellos para así hacerles la travesía más placentera y evitar caídas, entre otros beneficios para quienes peinan canas, lucen hermosas arrugas, han vivido y aportado tanto.
A mí no me alcanzará la vida para adorar a Cecy y a mi “Abu”.

Anuncios

2 comentarios el “Hermosas arrugas

  1. Hermoso articulo Kare…Tenemos que prestarle la mejor atención a quienes nos dueron la vida e hicieron tanto por nosotros.

  2. Estoy ahì, un beso enorme para cada una de ellas, angeles de mi querida familia escogida !!!!! Las Amoooo a todas, de la primera, de la segunda y de la tercera edad !!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s