Mirarnos en el espejo

Soy-bella-y-perfecta-mujeryempresaria.com_Por Karelia Álvarez Rosell

¿Puedes venir a mi casa un momento, si es ahora, mucho mejor? Escucho a través del teléfono. Una amiga reclama mi presencia en su casa con urgencia. Fui a su encuentro, por supuesto, muy preocupada porque no tenía ni la menor idea de qué podría ocurrirle.
Mirarla, agudizó no solo mi angustia sino que provocó una mezcla de sentimientos. Me parecía mentira, pero en su rostro había síntomas de violencia, de esa que deja vestigios en la piel y el corazón.
Ni se me ocurrió reprocharla, ¿quién era yo?, tampoco ir tras los por qué; tan solo la abracé, la cogí de la mano para llevarla frente al espejo: – ¿Qué vez? Yo aprecio a una mujer extraordinaria, no pierdas la costumbre de mirarte y valorarte. En efecto, violencia, ese problema que en la actualidad afecta al 50 por ciento de la población mundial y adopta formas diversas, ya sea en el hogar, mediante la trata de mujeres y niñas, la prostitución forzada, la esclavitud sexual, el embarazo forzado, la mutilación genital femenina…entre otras prácticas.
Algunos especialistas consideran que los roles discriminatorio, así como la violación de los derechos comienzan desde la infancia. El más fuerte sobre el más débil. En la sociedad patriarcal que vivimos la figura hegemónica suele ser el hombre.
Aunque en nuestro país han crecido y cada vez más se fortalecen  las condiciones para que no se engendre violencia, todavía pulula en los hogares, centros de trabajo o en la comunidad. No dejamos de ser una nación de cultura sexista a pesar de todos los avances en materia de igualdad de género como en el ámbito social, sobre todo en educación y salud.
A lo anterior se le agrega la crisis económica en la cual se encuentra inmersa Cuba, agravada por el bloqueo de los Estados Unidos, sin el cual también se hubiesen podido lograr progresos inclusos superiores en esta esfera, al tener mayores posibilidades.
Las mujeres cubanas contamos con innumerables ventajas para lograr nuestro máximo desarrollo y ocupar el lugar que nos corresponde en la sociedad a partir de nuestra inteligencia, eficiencia y desempeño laboral. Así y todo, aún quedan ataduras debido a las secuelas del pasado.
Sin duda, la violencia inicia en el seno familiar. Es ahí donde se impone el poder y coexisten personas dañadas, violadas… Y les puedo poner un ejemplo de sexismo: en los juegos queremos a las niñas con las muñecas en los brazos o la escoba en las manos; mientras a los varones le negamos la participación o le pedimos que coja unas herramientas. Puro, machismo. Y quién los educa, nosotros, los padres.
Aunque hoy somos mucho más independientes y decididas todavía queda mucho por hacer. Existen mujeres que pecan en ocasiones de un exceso de tolerancia, ya sea por el dinero que el esposo trae a la casa, porque es el padre de los hijos, conservar el matrimonio, miedo a emprender una vida sola o por otras razones. Por tales motivos se dejan agredir física y verbalmente.
No hay razón alguna para soportar el maltrato. La violencia, como bien dijera la Doctora en Ciencias Pedagógicas e investigadora del tema, Raisa Bernal Cerza, es la máxima señal de poder. Y si quedara alguna duda, por favor, mirémonos en el espejo.

Anuncios

8 comentarios el “Mirarnos en el espejo

  1. Asi es kotorra todavia nos queda para despojarnos de esos viejos males del pasado, tenemos que elevar más nuestra autoestima. Maltrato, ni de palabras. Buen trabajo.

  2. Un aplauso!!! Me fascino este articulo,me encantan los temas que tocas y como los tocas … tendras mis comentarios en privado, si?

  3. Fenomenal, Fantastico, como todos los artículos que escribes, plasmas en ellos las realidades actuales y es muy importante q sean leído por hombres y mujeres, ellos para q nos valoren más y nosotras para mantener nuestra autoestima bien alta, saber querernos nosotras primero, y después a ellos.

  4. Así es, amigas y amigos, es verdad que los hombres deben valorarnos más, pero sucederá en la medida en que nosotras mismas nos valoremos y nos querramos más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s