A mi panetelita borracha…

Doña Cecy

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por Karelia Álvarez Rosell

Cuánta nostalgia, cuántas celebraciones en mi ausencia. Discúlpenme si llegaron a visitarme y no me encontraron, fue una ausencia involuntaria y también necesaria. Durante dos semanas permanecí en el taller de Técnicas Narrativas en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí, en La Habana.
De varias provincias del país, de Ecuador y Colombia llegamos profesionales de la Comunicación a beber de la sabia de Francisco López Sacha, ese ensayista, profesor de arte y autor de la novela El cumpleaños del fuego y cuantos como Análisis de la ternura, que como un verdadero griot, nos hizo comprender y navegar mejor por las aguas de la narrativa.
Por la capital del país, en esa cuidad agitada, bulliciosa, alegre, sugerente y que por momentos siente que te absorbe, pasé el Día de las Madres, que cada segundo domingo de mayo se festeja en mi cubita.Aunque la pasé súper con mis nuevos amigos (Indira, Tamara, Rebeca, Germán, Edwin…) y luego con mi hermano y mi Kathe en el Cotorro, no dejé de pensar en mi panetelita borracha, en ese dulce con almíbar que me endulza la existencia, en doña Ceci, mi mamita querida.
Sus imágenes siempre me llegan como agua mansa de manantial que me corre, calma y hace admirarla por siempre. A ella le debo la nobleza, el detenerme en lo mejor de la gente, la ayuda desinteresada a mis semejantes y en especial a los que menos tienen; por sus enseñanzas disfruto el placer que deja el gesto de dar lo que se tiene, no lo que nos sobra.
No olvido cuando me sentaba en una lata de galleta para estirarme el pelo con el peine caliente, luego me hacía unas motonetas con cintas blancas para lucir más hermosa, tampoco de cómo me almidonaba el uniforme azul y blanco para ir a la escuela primaria, donde cada recogida siempre tenía incluido su beso cálido y un apretón que me estremecía toda.
Sus manos suaves pasaron por mi frente, cuello o menudo cuerpo incontables veces porque la amigdalitis no se cansó de perseguirme hasta que los médicos decidieron operarme. Siempre permaneció a mi lado y ni el cansancio la venció en las madrugadas mientras vigilaba la fiebre.
Por lo trasmitido y estar siempre tan pendiente de mí a pesar de mis años, es que soy la madre que soy. Aunque ha pasado ya una semana no podía dejar de soñarte y hacerte llegar a través de estas líneas cuánto te adoro mi panetelita borracha.
¡Felicidades a las mamitas!, en especial a la mía, mi hermana, mis amigas, compañeras de trabajo, las que me siguen en Kotorra y a las que pronto lo serán.

Anuncios

10 comentarios el “A mi panetelita borracha…

  1. Me ha calado tando tu trabajo que olvidé el atrado, gracias y felicidades para ti también por ser tan buena hija y madre.

  2. me has estremecido amiga y me has sacado las làgrimas tambièn !! quizàs porque conozco a esa gran Cecy, quizà porque recuerdo esas motonetas de cintas blancas y el beso fiel todos los dìas a sus hijas..ella me dio mucho de esa ternura y una sonrisa còmplice ante cada diablura mia..entonces, sè lo que debes quererla, sè que eres una hija feliz !! Felicidades Kare…..pero, dile que no se olvide de mi !!! muakkk a todas !!

    • Ahora la que me harás llorar a mí serás tu, Melly, un besote inmenso para ti y uno bien especial para tu mamita, a ella la recuerdo con su mesura y su hablar dulce, muaaaaa

  3. Hola Kare, ha sido un escrito tierno y lleno del amor que sientes por las lindas personas de tú vida, cuando hablas de tú mami, me llegas al corazón y hasta he llorado, cada día a su lado aprovecharlo al máximo, ellas, nuestras madres se han desvelado por nosotros y como sí fuese poco, no dejan de hacerlo……Yo desearía poder tener la mía, pero dios no lo quiso así y disfruto de las que la tengan la quieran y lo expresen como lo haces tú.
    Un beso para las niñas, para. tú luna madre y para ti besos y cariño de rosita, víctor y mío.

    • A mi mamita le debo tanto, pero tanto que siempre me siento en deuda con ella, por eso no escatimo ni un minuto para al menos hacerle llegar por cualquiera de las vías que puedan existir que la ADORO y me resulta imprescindible en mi vida. Un besote, Martica.

  4. que bonito escrito ,se lo lei a mi hija y esposa,aqui en donde radico Tampico Tamaulipas mexico,quiza un poco retirado en distancia pero no en nuestras rraices costumbres ,e historia,los mexicanos siempre hemos estado y estaremos cerca de cuba

    • Gracias, Javier por entrar a mi página y también por tu comentario. Sabemos de esa amistad legendaria y sincera entre ambos países. Un abrazo y saludos para usted y familia.

      • hola,saludos desde esta mi patria chica,con la temperatura de mas de 30grados c pero ahi la llevamos,quisiea pedirte de favor me envies si te es posible tus columnas a mi correo gracis saludos son muy bonitas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s