Retozo en la Casa Grande

Circulo-Infantil-005Por Karelia Álvarez Rosell

Roselín se alistó temprano en la mañana, lleva un brillo diferente en su rostro; no fue mamá quien la despertó ni la llevó al baño para cepillarse los dientes, tampoco la ayudó a vestirse ni la regañó por no querer tomar el desayuno. Esta vez ella quería llegar más temprano a la “Casa Grande”, sabía de la gran fiesta.
Rostros pícaros, sonrisas infantiles, juegos… inundan como nunca antes en esas instituciones que hoy lucen sus mejores galas porque andan de celebración; es el cumpleaños 52 de los círculos infantiles, esos centros que contribuyen al fortalecimiento de las habilidades intelectuales y motoras de las niñas y niños.
Para nosotras, las mujeres, esta ha sido una de las mejores iniciativas creadas durante estas más de cinco décadas de Revolución. Al menos yo la valoro como una formidable propuesta de Fidel y Vilma, la eterna presidenta de la Federación de Mujeres Cubanas.Circulo-Infantil-001

Y confirmo el anterior criterio porque los “jardines”, como se les llamaba en los primeros años, no solo abrieron la posibilidad de atender a los infantes desde edades tempranas en las horas laborales sino también favorecieron la integración plena de la madre trabajadora a la vida del país.
Cada celebración me remueve los recuerdos, pues crecí prácticamente en los escasos centros de este tipo que a finales de la década del 60 surgieron en la Isla y no precisamente porque a los 45 días de nacidos debían comenzar los bebés en aquellas casitas sino por ser mi madre una de las tantas compañeras que contribuyó a la consolidación del Instituto de la Infancia aquí.
Así fue como llegué a tener muchísimas tías: Marela, Aracelis, Juanita, María Carmen, Aydé, María Joa, Luisa, Mabel, Adis… y, por supuesto, primas y primos, quienes en ocasiones nos quedábamos dormidos el mismo sofá o la misma cama porque mamá estaba en una reunión o algún recorrido.
Ahora en los 25 círculos infantiles existentes en la localidad los pequeños no solo descubren la magia del mundo que los rodea, también ejercitan y fortalecen al máximo múltiples habilidades hasta alcanzar su formación integral.
Esas, mujeres, a quienes de manera cariñosa llaman “seños” les  inculcan los hábitos cívicos y valores morales, así como los ayudan, junto a la familia, a fomentar adecuados sentimientos y patrones de conducta.
Ya Roselín debe estar con su traje de Margarita puesto porque en breve dará inicio el festival recreativo y cultural: Comienza la fiesta de la alegría, la creatividad, el teatro, la danza y de la ejercitación de los músculos; lo cual corrobora la llegada del retozo en la “Casa Grande”.

Circulo-Infantil-002

Circulo-Infantil-004

Circulo-Infantil-006

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s