Por siempre, Chávez

ChávezPor Karelia Álvarez Rosell

“Si uno pudiera volver a nacer y pedir dónde, yo le pediría a papá Dios: Mándame al mismo lugar. A la misma casita de palmas inolvidable, al mismo piso de tierra, las paredes de barro, un catre de madera y un colchón hecho entre paja y goma-espuma. Y un patio grande lleno de árboles frutales. Y una abuela llena de amor y una madre y un padre llenos de amor y unos hermanos, y un pueblito campesino a la orilla de un río.”
(Tomado de “Cuentos del arañero”. Hugo Chávez Frías)

Venía camino a casa cuando los vecinos me anunciaban la noticia. Les dije que se trataba de otra maniobra de la oposición. Algunos insistieron con lágrimas en los ojos y acentuaron la veracidad de la información al conocerla por Telesur.
Llego a la casa y el teléfono no deja de sonar, muchos querían confirmar, tener la certeza de la muerte del entrañable Chávez. De repente veo al vicepresidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en la pantalla del televisor, sus palabras trasmiten un intenso dolor, fuerza…
Era cierto, acababa de morir el amigo incondicional de Fidel y Cuba, el presidente que supo llevar en la palabra, el corazón y la acción a su patria, el hombre defensor de los indígenas, los desposeídos, las clases más humildes, pero no solo de su nación sino de muchos pueblos latinoamericanos.
Por eso el mundo se estremeció este cinco de marzo de 2013, los rostros de las personas en disímiles confines así lo confirman como también las expresiones de solidaridad, respeto y admiración por ese hombre que nació para cambiar el curso de la historia.
Una amiga venezolana de la red social Facebook me habla de su presidente con una mezcla de tristeza y orgullo, cómo no hacerlo si Hugo Rafael no solo le devolvió a su gente las riquezas concentradas en unos pocos, sino que las multiplicó por viviendas, educación, salud, bienestar, esperanza…
A las mujeres las dignificó al sacarlas de la oscuridad y devolverle todos sus derechos. Y si quedara alguna duda, pregúntenle a mi amiga venezolana Isabel, que el pasado año mostró con satisfacción su título de Licenciada en Economía, gracias a la obra de ese hombre siempre presto para el abrazo y las causas nobles.
Se le podría preguntar, también, a la anciana con un  seguro social hoy, al adulto que nunca había podido escribir su nombre porque a los anteriores gobiernos nunca les interesó su aprendizaje, a los niños que juegan y aprenden en mejores escuelas, a las familias residentes en confortables viviendas o en intrincadas zonas donde ahora llega la luz, a la abuelita que recobró la visión o a la madre que disfruta la mejoría del hijo rehabilitado, luego de permanecer años postrado en una cama sin recibir atención médica.
Sobrarán los escenarios para evocarlo. No solo es de Venezuela sino de Cuba y Latinoamérica, a esa patria grande a la cual le dedicó sus mejores sueños y grandes proyectos en pos de la unidad, la prosperidad y la independencia.
Él, con su coraje, carisma y sentido de la justicia penetró en el corazón de muchos, por eso se le recuerda y llora en calles o balcones. Chávez, el defensor de los pobres, vivirá por siempre.

Anuncios

2 comentarios el “Por siempre, Chávez

  1. Hola amiga: De seguro no esparabas éste saludo…pues bien aunque muy lejo de nuestra tierra todavía la sigo…te leo en tu blog (actualiza más amenudo porfisss) o el Victoria que leo a diario…nada más linda y extrañable que esa hermosa Isla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s