¿Con qué derecho?

Por Karelia Álvarez Rosell

De nuevo Cuba vuelve al banquillo de los acusados, ¿será que la política de Estados Unidos hacia nuestra nación no cambiará nunca?, ¿con qué derecho nos incluyen en la lista de países que “no cumplen completamente con los estándares mínimos para la eliminación de la trata de personas y no hacen esfuerzos significativos con ese fin”. Según definiciones del Protocolo de las Naciones Unidas la Trata de Personas es la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra.
¿Con qué moral EE.UU. realiza este informe, cuando buena parte de las víctimas de este flagelo y las principales organizaciones criminales vinculadas a la trata de personas, se encuentran en su propio territorio? ¿Esto también lo desconoce, o sencillamente, prefiere encubrir la magnitud e impunidad con la que opera?
Lejos de encontrar una solución al problema, Estados Unidos lo que hace es entorpecer los esfuerzos que a nivel mundial se realizan para eliminar una actividad criminal de la cual son víctimas millones de personas, y tergiversar malintencionadamente nuestra realidad.
En verdad resulta indignante una acusación de esta índole, pero prefiero sonreír ante ella porque da risa que a estas alturas, cuando los logros de la Revolución cubana están a la vista de todos, nos incriminen de explotar a niños, adolescentes, jóvenes o mujeres; cuyos progresos en cuanto a su protección han sido reconocidos por organizaciones internacionales, tales como la UNICEF.
De los millones de niños que en estos momentos se ven obligados a trabajar o vender su cuerpo para poder ayudar a sus familias, ninguno es cubano, como tampoco los adolescentes y jóvenes que salen a las calles a protestar porque cada día encarecen el acceso a la educación o las mujeres discriminadas y sometidas a disímiles formas de explotación sexual.
A mi abuelita siempre le escuché decir: “Fuimos una familia muy pobre pero digna”, y eso ha sido Cuba desde hace más de cinco décadas, un país con escasos recursos pero con un una dignidad a toda prueba, porque a pesar de sus escaseces y estrecheces económicas no ha dejado de proteger a ninguno de sus hijos; por ello hoy con gusto la reacomodamos para que se fortalezca y pueda brindarnos mayor bienestar.

 

 

Anuncios

4 comentarios el “¿Con qué derecho?

    • jajajaja es verdad, ellos se empeñan en padecer de una crónica ceguera para no ver cuánto desastre tienen en su propio país y los cuantiosos daños que le hacen al mundo con sus guerras, saqueo y hegemonismo.

  1. Toda su guerra sucia contra nuestro país es por mero hecho de no haber cedido a su antojo; no nos han podido convertir en una estrellita más teniéndonos tan cerca, por ello no se cansan de agredirnos y de asfixiarnos, pero nosotros seguiremos con nuestro proceso revolucionario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s