Guajiro bien planta´o

René Rodríguez Rives, uno de los mejores productores de la Isla, asegura no ser un campesino dichoso


Por Karelia Álvarez Rosell


Foto: Gerardo Mayet Cruz
Renecito, como cariñosamente lo llaman por la campiña pinera, es de esos hombres con el alma plantada tierra adentro, su estirpe de campesino le viene de muy cerca, lo heredó de sus padres, de quienes aprendió abonar y a cantarle al surco con sudor y esfuerzo madrugador.
Con tozudez conserva cada uno de los recuerdos cuando siendo pequeño jugaba por los predios de Maniadero a ser hombre, al quedarse al frente de la familia; enfrentarse a la vida en la adolescencia y lidiar con el campo a temprana edad lo convirtieron en un campesino de ley.
Tanto es así que mencionar en estos momentos a René Rodríguez Rives, es referirse a uno de los mejores integrantes de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) de la Isla de la Juventud, ello para no ser tan categórica.
Por solo citar un ejemplo, ya sobrepasa los 82 300 litros de leche,  resultado que cobra mayor trascendencia si agregamos que nunca antes un campesino del territorio había alcanzado tan significativa entrega.
Cuando indagamos acerca de cómo fue posible, Renecito, que andaba en la recogida de los frijoles plantados en sus áreas cercanas a La Melvis como parte del programa para contribuir con la sustitución de importaciones, manifestó:
“No es bueno dar todos los detalles porque… (risas). En serio, no  hay ningún secreto y si lo hubiese estaría relacionado con mucho trabajo, miren, mi ganado a las seis y media de la mañana ya come en el potrero la hierba fresca y mojada, si son las once búsquenlo en la sombra.
“Cuando se atiende al ganado este responde, da más leche; así mis vacas promedian siete litros diarios; también nosotros por acá laboramos fuerte en la reproducción porque la ganadería no es asunto de un año ni dos sino de cuatro o cinco; hay que lograr buenas madres y padres, solo de esta manera se obtienen buenos hijos.”
–Y en términos ganaderos, ¿cuáles son las pretensiones inmediatas de René?
Sin mucho titubeo, responde: “Tengo previsto llegar a los 100 000 litros de leche, sería muy estimulante para mí y el país porque ante tanto desastre con los precios de los alimentos la respuesta es producir más, no queda alternativa.
Ante otra interrogante plantea: “¡Qué va!, de agua nada, jamás le hemos echado, nuestro producto es de primera. Desde el 99 comencé con la producción de leche, poco a poco ha ido creciendo y nunca le han detectado problemas de calidad.”
La conversación abarca diversos temas relacionados con la ganadería, la cual, según su criterio, debe mejorar de forma paulatina a partir del programa que se concreta en el Municipio con el propósito de recuperar una rama severamente deteriorada debido a la falta de recursos.
Se pretende dotar a unas 26 vaquerías con sistemas mecanizados de ordeño, de regadíos, molinos de viento y forrajeros, entre otras acciones que contemplan el completamiento de la masa y la existencia del pasto necesaria en busca de la garantía alimentaria; todo ello con el fin de llegar al autoabastecimiento en la producción de leche.
Pero este hombre no solo centra sus desvelos en el cuidado de las reses, desde hace varios años labra la tierra para extraer de ella buenas cosechas, las cuales provocan una estela de comentarios  en el gremio por los elevados rendimientos cuando los suelos son arenosos y pobres en nutrientes, el agua escasea como también esos recursos indispensables para las labores agrícolas.
No obstante, en cada temporada sorprende y deja constancia de que sí se le puede sacar buen provecho a la tierra al lograr cuantiosos quintales de frijoles, melón, plátano, boniato, malanga, calabaza y otras hortalizas.
“Por lo general la gente dice que soy dichoso, en realidad no es así, a mí me gusta trabajar en el campo, lo aprendí desde chiquito, por eso le pongo todo mi amor a cuanto hago y no tengo sábados ni domingos; tampoco creo en tiempos ni en tierras malas, siembro para coger frutos.
“Mi familia se pone brava porque apenas descanso, siempre estoy faja´o con los animales o el surco, dicen que no tengo ninguna necesidad de trabajar tanto, en eso se equivocan, sí la tengo porque soy un campesino de trabajo si no fuera así me quedara en la casa.”
Por tanto ímpetu, que se traducen en más alimentos para los pineros y sobre todo los habitantes de La Victoria y Argelia, es que Renecito ostenta la condición de Vanguardia Nacional de la ANAP hace más de un lustro.
Renecito, ese guajiro bien planta´o, este 17 de mayo, Día del Campesino, anda cargado de sueños, compromisos y agradecimiento por lo que la Revolución ha hecho en pos del campesinado cubano; por ello va por nuevos retos.

Anuncios

2 comentarios el “Guajiro bien planta´o

    • Afectuoso saludo, amigo Néstor, no se preocupe le haré llegar a esas mujeres y hombres que labran la tierra con sus manos y el sudor de su frente, el reconocimiento suyo y de todos los mexicanos, un abrazo. No deje de visitar a Kotorra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s