Míriam entre placeres

Suman casi 400 los patios productivos en la Isla de la Juventud, como parte de un movimiento popular en pos de la seguridad alimentaria familiar

Por Karelia Álvarez Rsell

Foto: Gerardo Mayet Cruz

Así vive Mírian Juana González Álvarez, vecina de calle 39-A, entre placeres y uno de ellos es este patio que hoy ostenta la condición de Referencia Nacional, donde una robusta mata de mamey se impone con dulzura entre los demás plantíos que allí crecen.
Ella comenzó en este movimiento popular precisamente cuando el país intentaba dejar atrás una etapa bien compleja, los primeros años de un período especial que le truncó a los pineros un elevado nivel de vida.
De ahí el llamado de aprovechar los patios y pequeños espacios de tierras para el autoabastecimiento familiar, en aras de coadyuvar a la obtención no solo de viandas y hortalizas sino también de frutales, plantas medicinales, animales y hasta de cultivos en conserva a partir de la creación de mini industrias.
Mírian no se quedó atrás y aquel patio no tan bien cuidado lo  transformó poco a poco en un área provechosa; al punto de disponer en estos momentos con más de 20 árboles frutales, entre ellas caimito, malocotón, aguacate,cereza, guayaba, mango , canistel…
Los amantes de las plantas quedan boquiabiertos ante tanta belleza cada vez que llegan hasta su vivienda ubicada en el reparto Abel Santamaría. Ella es una de las fundadoras de este movimiento popular en el Municipio.
“Nos incorporamos a petición del delegado de la circunscripción, cuando aquello era Nieto. No teníamos experiencia alguna, pero iniciamos sembrando una mata de rosa por aquí, un helecho, un frutal o una medicinal por allá.”
Transcurrió el tiempo y ahora esta mujer de manos delicadas y habilidosas habla no solo del cuidado que deben tener cada una de las especies sino también de sus familias, propiedades, injertos y de ese atractivo arte del bonsai, símbolo de la eternidad y donde el árbol representa un puente entre lo divino y lo humano.
“Nunca pensé que este jardín me fuera a dar tantos goces, es verdad que vendo plantas o ramos de flores; sin embargo, ayudo a quienes acaban de perder a un familiar, algún vecino o amistad. Incursionar en tales labores me han dado la oportunidad de conocer a personas que también cultivan en otras provincias, establecemos un fraterno intercambio.
“Con los años comprendí que la tierra es buena si la sabemos producir. Me satisface ver cómo cada vez son más las personas que con paciencia y esfuerzo se incorporan en pos de su bienestar y el de los demás.”
CRECE, CRECE EL MOVIMIENTO
Según valoraciones de Humberto Rojas López, especialista de la Agricultura Urbana y Suburbana, en la actualidad existen alrededor de 400 patios productivos ubicados en los asentamientos poblacionales de mayor importancia del territorio.
Aunque en los últimos recorridos de la dirección nacional del movimiento el fomento de estas pequeñas extensiones de tierras, ya sea para la cría de animales o la producción de vegetales, viandas, plantas medicinales u ornamentales, han tenido criterios favorables, todavía queda por hacer en cuanto a su solidez y capacitación de sus integrantes.
Y en esa dirección habrá que trabajar porque ejemplos como los de Noa y Míriam corroboran que los patios ya no son tan particulares como dice la canción infantil sino que se multiplican en pos de la seguridad alimentaria familiar y de los pineros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s