Diario de Karina

Por Karelia Álvarez Rosell

Arreglo mi escritorio y no saben el placer que sentí al encontrar un proyecto de libro, el cual hoy tengo engavetado pero un buen día me brotó del alma a partir de mis vivencias como madre de dos preciosas nenas –son las mías no? jajaja. Lo titulé: Diario de Karina y si bien relatan historias de mis hijas, dibujadas con un toque de imaginación y creatividad, bien pudieron haber sido vividas por cualquier infante o madre.

Cuando lo concluí me entusiasmaron para presentarlo en el concurso literario Paco Mir, que se realiza en nuestro territorio. Qué sorpresa!, fue uno de los cuadernos premiados, en verdad no me lo esperaba. Acá le dejo, un fragmento, espero que lo disfruten tanto como yo.Domingo 25 de noviembre

De que mi hermanita Caro tenga, con casi tres años, muchos novios no es culpa de ella sino de las personas mayores.

Hoy mismo vinieron a la casa unas amistades de mis padres, a las que quiero mucho, y luego de darnos un beso lo primero que hicieron fue preguntarle si ya tenía novio, mi hermanita no entendió ni jota y le entregó la plastilina que tenía en la mano.

Yo les expliqué que ella no sabía de esas cosas, sí tenía muchos amiguitos en el círculo infantil pero ellos al parecer no me escucharon o no quisieron entender, lo digo porque le volvieron a preguntar: A ver, Caro, ¿ya tienes novio?, ¿cómo se llama?… y a mi hermanita a mala hora se le ocurrió decir el nombre de un amiguito, ahí sí comenzó la fiesta, que por suerte paró gracias a la inteligencia de mi mamá, quien cambió la conversación sino ya saben, ¿no? Así ocurre con bastante frecuencia, ¿qué manaía la de las personas mayores?

Dice mi mamá que sin querer obligan a los niños a pensar en cosas que solo son de los adultos. Con los papás y los tíos ocurre casi lo mismo, enseñan a los varones a piropear a las niñas y mujeres y hasta a levantarnos las sayas y los vestidos como si eso fuera una gracia.

Me hago la misma pregunta que mi mamá ¿por qué las personas mayores se empeñan en quemar una etapa tan linda como la nuestra?, ¿será porque nos tienen envidia o quieren ser niños otra vez? No, no me parece, de lo contrario no hablaran tantos disparates.

Lo cierto es que desde entonces tienen a Caro muy confundida. Ahora Javier, Carlitos y hasta Leíto, nuestro primo, de la noche a la mañana han dejado de ser sus amiguitos para convertirse en sus novios. Qué basbaridad!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s