Revoletea Kotorra

Por Karelia Álvarez Rosell
Pueden creerlo o no, pero desde hace varios días duermo con un ojo abierto y otro cerrado: uno hacía el intento por descansar y el otro lo tenía puesto en la máquina para ver el preciso momento en  que llegaba a las mil visitas.
Y la mañana de hoy me dio ese inmenso placer. Ya pueden imaginarse el revoleteo que armé por estos bellos parajes de Los Indios en la Isla de la Juventud, las demás aves –como las grullas, que se vanaglorian por ser las más grandes de Cuba– no entendían  por qué de repente volaba de una palma barrigona a otra.
No importa. Los más avezados en esta red que se conforma en el país como una auténtica blogosfera sí sabrán comprender las razones de ese acelerado palpitar que estoy sintiendo, máxime cuando comencé a volar en el ciberespacio, con cientos de temores por ser tan pequeñita, hace tan solo unos cuatro meses.Comencé siendo un pichoncito y aunque todavía no levanto ni dos cuartas del suelo, sí me place el hecho de que hayan venido a husmear e intercambiar a Kotorra más de mil internautas de todos los confines del mundo, en especial de mi país, México, Estados Unidos, España, Argentina, Colombia, Venezuela, Chile, en fin…
Tener un blog es como tener un parto. Por cierto en mi caso hubo que acudir a otros especialistas, a la villaclareña Osmaira González, quien por febrero invadió el terruño para actualizarlos todavía más en el mundo de las redes sociales; así con sus habilidosas manos, paciencia y experiencia contribuyó a atenuar el dolor de este maravilloso alumbramiento.
Pero eso no queda ahí, luego viene el alimentar a esa criatura todos los días o al menos con la mayor sistematicidad posible, lo cual te obliga a multiplicarte y extender la jornada hasta altas horas de la noche porque hay un público que espera por un mensaje.
Cada vez son más los blog que nacen en Cuba y Kotorra se enorgullece de estar entre esas voces que se levantan para darle paso a la verdad de una nación bien pequeña pero inmensa por su historia, capacidad de resistencia, solidaridad y defensa del derecho a la vida, como el  más elemental de los seres humanos.
Se trata, como bien decía Paquito, el de Cuba, en las sesiones de la VII edición del Frente Común de las Ideas que sesionó por estos días en el territorio, de decir cuanto sentimos sobre la verdad de Cuba, la Revolución y el socialismo, lo bueno y lo malo porque “esa es la diferencia entre formar ideología y hacer propaganda, y lo más importante: es el modo que tenemos para contribuir a mantener o mejorar lo que está bien, y para arreglar lo que está mal.”
Kotorra de veras festeja en estos bellos parajes de su isla, les da las gracias a quienes se han atrevido a entrar y mantiene la invitación para seguir en franco y ameno kotorreo por el bienestar de todos, en especial de las mujeres y los niños, seres que en mi cubita no se les impide el vuelo. Disculpen, pero soy uno de los tantísimos ejemplos. Nos vemos.

Anuncios

4 comentarios el “Revoletea Kotorra

  1. Mis felicitaciones sinceras, como partera que fui me arrojo el derecho de ser también la madrina de esta Kotorra y espero con paciencia celebrar el primer año de su nacimiento. Continúa así.

  2. Felicidades, no sé que número fui en esas mil visitas, pero me da orgullo que te sientas tan feliz por eso. Solo con esfuerzo, sabiduría y profesionalidad se puede lograr. Éxitos y claro, estaré en la celebración del primer aniversario.

    • No te preocupes por el número, eso no importa, pues me satisface más que compatan conmigo esa alegría y me ayuden a volar; por supuesto que celebraremos por todo lo anto ese primer añito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s