iAgua..!, la tierra tiene fiebre

  • En secano, los campesinos llevan el peso de las producciones agropecuarias; ahora algunos se benefician con sistemas de riego gracias a un proyecto de la ACTAF
  • Ellos celebrarán este 17 de Mayo, aniversario 50 de la creación de la ANAP, con la satisfacción de hacer parir la tierra más que con recursos, con empeño

Por Karelia Álvarez Rosell
Fotos: Gerardo Mayet Cruz
–La tierra tiene fiebre, ¡imagínense!, hace mucho que no llueve, este año la sequía es tremenda, como nunca antes; ahí tenemos tres terrenos preparados pero no se pueden sembrar porque no hay quién le entre… ni con picadora.
Nos dice el carismático Carlos Rodríguez Rives, uno de los productores más destacados de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Juan Manuel Márquez, ubicada en el poblado de Argelia, cuando estuvimos por allá al filo de las doce del día.El sol hacía de las suyas en esos atrayentes parajes de la campiña pinera –sobre todo cuando el verde impera–; nuestra presencia respondía al hecho de querer contagiarnos con esa alegría que les invade a los beneficiados con sistemas de regadío, los cuales forman parte de un proyecto de la Asociación Cubana de Técnicos Agropecuarios y Forestales (ACTAF) para la reanimación agropecuaria.
Raidel Martínez Montoya, otro guajiro bravo, de esos que al igual que Carlitos le entran de frente al surco, plantea: “Si no acaban de caer las lluvias de mayo, regaremos nosotros el campo porque la siembra no espera, no hay vianda y la gente la necesita pero no será fácil pues por las condiciones del suelo tendremos que hacerlo varias veces.
“Nosotros nos volvimos locos –plantea Carlos– y sembramos frijoles en la campaña de frío última, claro, en enero y febrero cayeron unos chubascos; aunque entregué 146 quintales y aquí tengo otras 66, no fue nada fácil.
“Cumplir el plan de vianda también ha sido un problema y la leche igual; no obstante, acopiamos todos los meses más de 1 000 litros con 11 vacas en ordeño; no, no hay magia, solo mucho trabajo e invento porque siempre hay un problema, cuando no es el fertilizante que llega tarde es la falta de agua o una pieza para echar a andar el tractor; sabemos de la situación del país, por eso echamos pa´lante”.
“Sí, nos asignaron un sistema de riego nuevo, son todas esas tuberías que ven ahí (señala para una caseta), tiene capacidad para regar 30 hectáreas, ¡oigan!, cuando lo instalen será grandioso, resolveremos un gran problema.”
EFRAÍN NO VOLVERÁ A PERDER
Efraín Rives Rives, también de la propia cooperativa, en las dos hectáreas de frijoles plantadas tan solo recogió cuatro sacos: “Muy mala fue la cosecha, todo lo perdimos, similar ocurrió con el tomate y con otros cultivos; no es fácil porque el campesino vive de lo que produce.
“Por ello y otras razones los rendimientos son pobres y, por supuesto, las viandas escasean; ahora con este equipo ya instalado todo debe mejorar, ya tengo dos hectáreas de maíz bajo riego; crece que es una maravilla.”
Con gran entusiasmo este hombre que aprendió desde pequeño a descubrir los secretos de la tierra, manifiesta: “Otro de los problemas ha estado relacionado con la atención al guajiro, que no siempre ha sido la mejor cuando somos nosotros quienes más provecho le sacamos al campo; de todas maneras no puedo negar la mejoría de un tiempo para acá aunque deberá perfeccionarse todavía más.
Hasta su hijo, quien lo ayuda junto a un primo en las dos caballerías, experimenta una inmensa satisfacción al ver aquella agua bendita caer por los plantíos, los cuales crecerán porque “nos preparamos para aumentar las siembras para que haya vianda, el pueblo las necesita y creo que esta será le mejor respuesta de los guajiro en este 17 de Mayo, cuando conmemoraremos el 50 aniversario de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños.”
Así a golpe de esfuerzos laboran los guajiros del territorio, quienes obtienen sus cosechas en secano; no obstante, en estos momentos llevan sobre sus hombros el peso de las producciones agropecuarias.
Tanto es así que aportan casi el 90 por ciento de la leche que llega a la industria, el 80,4 por ciento de la vianda, el 96,9 de las hortalizas y el 93,9 de los frijoles; sin embargo, los resultados pudiera ser más halagüeños pero la carencia de sistemas de riego les golpea como otras irregularidades que deberán resolverse con urgencia.
Con este proyecto de la ACTAF, financiado por una Organización No Gubernamental de la Unión Europea, llegaron a este Municipio Especial estos sistemas de riego de última tecnología, los cuales no solo mejorarán el sector cooperativo y campesino, e incluso, con la electrificación de algunas áreas de difícil acceso, sino, además, otras actividades agrícolas.
Lo cierto es que la campiña pinera huele a tierra seca porque arde en fiebre, a gritos pide… ¡agua!, pero los guajiros celebrarán su día  este 17 de Mayo con mayor bienestar y esperanzas; así como con la satisfacción de hacer parir el suelo más que con recursos, con empeño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s