Nemesia vuelve a estrujar corazones

Por Karelia Álvarez Rosell
Ya han pasado cincuenta años y Nemesia, la niña carbonera de  la Ciénaga de Zapata que se convirtió en historia por el brutal atropello al cual fue sometida, no olvida cuando las tropas mercenarias que atacaron playa Girón le mataron la felicidad con  tan solo trece años.
Para sorpresa de todos los presentes en la clausura del VI Congreso del Partido, efectuada hoy en el Palacio de las Convenciones, apareció esta pequeña convertida en una abuela adorable , con dos hijos y cuatro nietos.
Yo soy Nemesia, se le escuchó decir y tal parecía que un nudo en la garganta le cortaba las palabras porque un crimen, del cual fue víctima, ningún infante se recupera tan fácilmente.Fue en abril de 1961 cuando aviones procedentes de Estados Unidos atacaron el poblado de la Ciénaga de Zapata. Ella, junto a su abuela y hermana, fueron blanco de los disparos piratas; entonces, aquella pequeña vio con ojos inocentes cómo ametrallaron a sus más queridos seres.
Ahora vuelve a contarnos aquella estremecedora historia y como era de esperar estrujó corazones y arrancó lágrimas, no solo de quienes estaban en la magna cita sino a muchos de los televidentes que a esa hora estábamos frente al televisor.
Todos le escuchamos decir: “No tengo deseos de venganza, pero jamás podré perdonarle al imperialismo lo que me hizo. Nunca olvido lo que fue la Ciénaga de Zapata, cuanto hay ahora es gracias a Fidel y la Revolución, con ella volví a tener mis zapaticos blancos, por eso estaré siempre dispuesta a defender y compartir la libertad de esta tierra”.
Las palabras de Nemesia Rodríguez hicieron parar a los presentes en el plenario y, por si fuera poco, Raúl le cedió su asiento para que pudiera estar al lado de ese Comandante en Jefe que como gran estratega militar aunó a los milicianos para aplastar en Girón a los mercenarios que intentaron apoderarse de Cuba.
ELEGÍA DE LOS ZAPATICOS BLANCOS
(Jesús Orta Ruiz, el Indio Naborí)
Vengo de allá de la ciénaga,
del redimido pantano.
Traigo un manojo de anécdotas
profundas, que se me entraron
por el tronco de la sangre
hasta la raíz del llanto.
Oídme la historia triste
de los zapaticos blancos…
Nemesia -flor carbonera-
creció con los pies descalzos.
¡Hasta rompía las piedras
con las piedras de sus callos!
Pero siempre tuvo el sueño
de unos zapaticos blancos.
Ya los creía imposibles.
¡Los veía tan lejanos!
Como aquel lucero azul
que en el crepúsculo vago
abría su flor celeste
sobre el dolor del pantano.
Un día, llegó a la ciénaga
algo nuevo, inesperado,
algo que llevó la luz
a los viejos bosques náufragos.
Era la Revolución,
era el sol de Fidel Castro,
era el camino triunfante
sobre el infierno de fango.
Eran las cooperativas
del carbón y del pescado.
Un asombro de monedas
en las carboneras manos,
en las manos pescadoras,
en todas, todas las manos.
Alba de letras y números
Sobre el carbón despuntando.
Una mañana… ¡Qué gloria!
Nemesia salió cantando.
Llevaba en sus pies el triunfo
de sus zapaticos blancos.
Era la blanca derrota
de un pretérito descalzo.
¡Qué linda estaba el domingo
Nemesia con sus zapatos!
Pero el lunes… ¡despertó
bajo cien truenos de espanto!
Sobre su casa guajira
volaban furiosos pájaros.
Eran los aviones yanquis,
eran buitres mercenarios.
Nemesia vio caer muerta
a su madre. Vio
sangrando a sus hermanitos.
Vio un huracán de disparos
agujereando los lirios
de sus zapaticos blancos.
Gritaba trágicamente:
¡Malditos los mercenarios!
¡Ay, mis hermanos! ¡Ay, madre!
¡Ay, mis zapaticos blancos!
Acaso el monstruo se dijo:
Si las madres están dando
hijos libres y valientes,
que mueran bajo el espanto
de mis bombas. ¡Quién ha visto
carboneros con zapatos!
Pero Nemesia no llora.
Sabe que los milicianos
rompieron a los traidores
que a su madre asesinaron.
Sabe que nada en el mundo-
-ni yanquis ni mercenarios-
apagarán en la patria
este sol que está brillando,
para que todas las niñas
¡tengan zapaticos blancos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s