Mi capitán moja´o

Por Karelia Álvarez Rosell

Girón no deja de revoletear en mi memoria. Pienso en mi capitán moja´o, mi padre, ese hombre que aunque no esté de manera física me acompaña en mí andar por la vida.
Ese negrito, que durante la época de Batista andaba con su banquito y caja de limpiabotas a cuesta, y luego del triunfo revolucionario mostró con orgullo el diploma de licenciado en Historia, también fue uno de los tantos combatientes de la primera derrota del imperialismo en América Latina.
Recuerdo cómo se vanagloriaba de participar en los combates y celebrar sus 20 años, precisamente el día 20 de abril, con la satisfacción de haber contribuido con la concluyente victoria.  Me decía que iba en un camión camino a la casa de mi abuela, por allá por Covadonga, en Cienfuegos, cuando vio a varios aviones dando vueltas, se quedó embobecido al ver descender a los paracaidistas como si fueran racimos.
“¡Igualito que en las películas!, se dijo y al llegar a la casa se puso el uniforme de miliciano, salió corriendo para presentarse en el puesto de enfermería; ya allí estaban mi abuela, bisabuela y otros familiares.
Mi viejo Tata, como le decíamos con cariño, salió con los milicianos para un lugar llamado Locuma, donde los mercenarios atacaban fuerte. Sorprendido quedó cuando vio a su papá y a uno de sus hermanos en pleno combate.
No veía en su rostro vestigios de vergüenza al confesarme que la impresión de los disparos fue tal que llegó a meterse dentro de un tanque con agua, del cual no salió hasta aplacarse el tiroteo.
Era fácil de comprender al hombre que tan solo tenía la experiencia de la lucha contra bandidos en el Escambray: “Girón era otra cosa, una guerra de verdad y cuando sentí un morterazo, ¡para qué fue aquello!, todo me temblaba, desde las piernas hasta la quijá.”
Antes de incorporarse con el resto de los combatientes, tropezó con unos arbustos y comenzó a sangrar por haberse hecho una herida. Todavía lo veo frente a mí con aquella sonrisa pícara diciéndome que se convirtió en héroe sin disparar un tiro.
Pero después sí lo hizo y estuvo entre los primeros del batallón 117. El momento en que más rabia sintió fue cuando formaban en las afueras del pueblo y un avión, al parecer de las fuerzas aéreas cubanas, comenzó a ametrallarlos; él solo vio cómo levantaba el asfalto de la carretera y morían cuatro de sus compañeros.
Pasaban los años y todavía el rostro de mi papá enfurecía al hablar de sus amigos muertos a su lado; cada pérdida le daba más fuerza para enfrentar la lucha como aquella librada en el Canal de Muñoz, la cual duró “toda una tarde y una noche”.
Precisamente el 18 de abril, cuenta que la infantería estuvo detenida hasta las cinco de la tarde, hora en que llegaron Fidel, Dorticós y otros líderes de la Revolución. Al Comandante en Jefe se le fueron algunas palabrotas y ordenó el avance con el refuerzo de unos tanques; la estrategia era no darles descanso a los mercenarios ni dejar que se atrincheraran en ningún sitio.
Así fue, en menos de 72 horas los revolucionarios partícipes de esa epopeya alcanzaron la victoria; entre esos hombres que hicieron que nuestra historia fuera tan auténtica estaba el viejo Tata, mi capitán moja´o.

Anuncios

6 comentarios el “Mi capitán moja´o

    • Gracias, Sergio, de veras que lo hice con wel corazón, mi viejuco se lo merece, al igual que el resto de los combatientes de Girón. No te preocupes ni Kare ni esta Kotorrida dejarán de kotorrear.

  1. Kare qué orgullo ser hija de un héroe, te felicito por el trabajo porque en él encierras ese amor que sentías por tu papi, a quien todos conocimos pero esta es otra faceta de ese hombre honesto y valiente que con apenas 19 años no dudó en enfrentarse por vez primera a un tirotero de película, como él mismo lo llama; Al leerlo uno imagina a ese hombre querido por los pineros y sè que te sientes orgullosa de ser la hija de Tatica, ese capitán Moja’o que mojó las mejillas de muchos cuando se fue de entre nosotros, pero que aún hoy nos moja de alegría al recordarlo.

  2. Me satisface conocer de esta historia y mucho más por ser contada por una de las mejores alumnas que tengo. Gran orgullo para ti Karehaber tenido un Tata así. Buenas Krónicas las de esta Kotorra. ¡Felicidades!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s