Por un mejor tratamiento a las enfermedades infecciosas

    Es el llamado del doctor Delfín Álvarez Almanza, especialista de primer y segundo grado en Microbiología en la Isla de la Juventud, en este Día Mundial de la Salud
Texto y foto: Karelia Álvarez Rosel
Un llamado al tratamiento de las enfermedades infecciosas a partir de una política coherente en cuanto al empleo de los antibióticos, hizo el doctor de primer y segundo grado en Microbiología en la Isla de la Juventud, en ocasión de celebrarse hoy, siete de abril, el Día Mundial de la Salud.
En esta dirección manifestó que desde los primeros años de la Revolución el Ministerio de Salud Pública ha desarrollado una serie de acciones encaminadas a erradicar y controlar una serie de males que hoy son un serio problema en otras naciones; en tal sentido mencionó la malaria, el cólera, la tuberculosis, entre otras:Cada año la Organización Mundial de la Salud elige un tema sanitario importante, en esta oportunidad lo dedican a la resistencia a los antimicrobianos y su propagación en el planeta por constituir una amenaza para los pacientes y el control de enfermedades.

¿Qué es la resistencia a los antimicrobianos?
“Se produce cuando los microorganismos, sean bacterias, virus, hongos o parásitos, sufren cambios que hacen que los medicamentos empleados para curar las infecciones dejen de ser eficaces.
“El asunto es preocupante porque las infecciones por microorganismos resistentes pueden causar la muerte del paciente, transmitirse a otras personas y ocasionar grandes costos tanto para los enfermos como la sociedad.
“La resistencia a los antimicrobianos se ve facilitada por el uso indiscriminado de los medicamentos, por ejemplo, al ingerir dosis insuficientes o debido a la interrupción de los tratamientos prescritos por los especialistas.”
El también Master en Parasitología expresó que el mundo consumista de hoy y las ansias de generar dinero de muchas compañías farmacéuticas, ha generado una deficiente calidad de los medicamentos como también un desproporcionado incremento en el planeta.
“En la actualidad muchos gobiernos mantienen una posición indolente y ello, junto a la carencia de una vigilancia eficiente y la reducción del arsenal de instrumentos diagnósticos, terapéuticos y preventivos, obstaculiza el adecuado control de la farmacorresistencia.”
¿Cómo se comporta esta situación en el Municipio Especial?
“Los especialistas nos regimos por el Programa Nacional de Medicamentos, que en el país cubre todas las enfermedades infecciosas y bacterianas; empleamos 46 antibióticos en sus diferentes composiciones.
“Aunque no tenemos grandes problemas si nos comparamos con la situación mundial, sí tenemos estudios que confirman que todavía podemos brindarle un mejor empleo a los antibióticos; de hecho el 32 por ciento de los pacientes ingresados en el principal centro hospitalario, el Héroes del Baire, salen con tratamiento donde se incluyen tales medicamentos.
“También presentamos indicaciones inadecuadas por presión de los familiares, quienes en ocasiones acuden a los centros asistenciales y presionan a los facultativos para el suministro de antibióticos tanto para adultos como los infantes, cuando con otro tratamiento puede resolverse el problema de salud.
“No obstante, contamos con el Comité Fármaco Terapéutico, el cual es el encargado de controlar, supervisar y regular la utilización a través de los manuales de organización y a partir de las exigencias de cada servicio.
“En aras de un superior desempeño en esta dirección realizamos cursos, entrenamientos y talleres; por cierto ya estamos convocando al V Taller Internacional de Resistencia Bacteriana, que tendrá lugar en el territorio del seis al ocho de octubre próximo.”
Destacó que disponen de un mapa microbiano, el cual recoge la sensibilidad y la resistencia a los antibióticos para las bacterias que con más frecuencia circulan en el Municipio.
El doctor Delfín Álvarez, en nombre de la Asociación para el Uso Prudente de los Antibióticos (APUA, según siglas en inglés), insta a la población a no automedicarse, consumir los antibióticos solo bajo prescripción médica, no guardar los medicamentos sobrantes ni consumirlos vencidos porque favorece la resistencia.
La Isla de la Juventud cuenta con una estrategia bien coherente encaminada a garantizar un correcto enfrentamiento a las enfermedades infecciosas porque en Cuba queda claro que si no actuamos hoy, no habrá cura mañana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s