Prevención de defectos congénitos

Por Mayra Lamotte Castillo

“La actitud de la mujer es primordial para prevenir la aparición de los defectos congénitos en la futura descendencia”, afirma el doctor Rolando Acosta Acea, especialista de primer grado en Medicina General Integral con 13 años de ejercicio profesional.

El también Máster en Asesoramiento Genético precisa: “Lo primero es decidir de forma consciente y planificada la edad para concebir el bebé.”
Aclara que a toda anormalidad de la estructura anatómica del recién nacido presente en el momento del nacimiento se le denomina defecto congénito y añade:
“Anteriormente a este término lo nombraban malformación congénita, pero son dos conceptos diferentes que no debemos confundir.”

Entonces doctor, ¿qué es una malformación congénita?

“Es uno de los defectos que ocurre como resultado de un trastorno del desarrollo de una estructura u órgano desde la etapa inicial de la diferenciación celular.”

¿Cuándo consideran un embarazo de riesgo?

“Si la concepción acontece antes de los 19 años y después de los 35; en la primera, la inmadurez biológica de la muchacha grávida propicia la aparición de malformaciones fetales y sobresalen las del corazón, mientras que en la segunda:
la edad materna avanzada está relacionada con la aparición de un grupo de entidades genéticas denominadas aberraciones cromosómicas y la más común es el síndrome Down.”

¿Son los defectos congénitos prevenibles durante la gestación?

“No todos; sin embargo, con el avance de las nuevas tecnologías, la elevación del conocimiento y la comprensión de este tipo de afección se han reducido a unos pocos casos; hace varios años la principal causa de mortalidad infantil la constituían los defectos congénitos, en la actualidad cambió esa situación y Cuba clasifica entre los países del orbe con más baja tasa de mortalidad infantil y la Isla de la Juventud cerró el 2010 con un índice de 2,8, el segundo más bajo de su historia.

“A pesar de que son mínimos los casos, continúan siendo un problema de salud porque los pacientes requieren de gran disponibilidad de recursos, la mayoría no tienen tratamiento curativo definitivo y aparece el desajuste psicoemocional en ellos y en sus familiares.

“De ahí la insistencia de los especialistas en la prevención a partir de la plena responsabilidad de la gestante quien no debe ingerir bebidas alcohólicas, porque con solo probar pequeñas cantidades causa efectos nocivos en el feto durante la vida intrauterina y si lo hace de manera regular durante las primeras semanas puede padecer el síndrome fetal alcohólico caracterizado por la aparición de múltiples defectos y un deterioro marcado del sistema nervioso central.

“La hipertermia o la exposición a altas temperaturas constituye otro factor determinante en la salud fetal. Un estudio realizado en Cuba en el 2003 demostró la asociación de la aparición del retraso mental en hijos de madres que cocinaban con leña durante el embarazo; este efecto pernicioso es válido para las grávidas que se bañan con agua muy caliente. Se recomienda que toda gestante que se exponga profesionalmente al calor intenso se debe cambiar de puesto de trabajo.

¿El hábito de fumar es incompatible con el embarazo?

“Sí; no olvidar que el Monóxido de Carbono, principal componente tóxico que liberan los cigarrillos, es un metabolito relacionado con alteraciones durante el desarrollo embrionario propiciando la aparición de diversos defectos congénitos; es responsable de complicaciones obstétricas como el riesgo de prematuridad, el crecimiento intrauterino retardado y el bajo peso al nacer.”

¿Qué medicamentos están contraindicados en ese período?

“En términos generales la mujer no debe tomar ninguno sin previa consulta médica, aunque son varios los fármacos dañinos como los anticancerosos, los anticoagulantes (Warfarina), las drogas antitiroideas, inmunosupresores y altas dosis de vitamina A.”

El doctor Rolando Acosta Acea subraya, además, que “la embarazada debe evitar exponerse a radiaciones; los exámenes radiográficos simples y esporádicos no constituyen un riesgo para la salud fetal, pero cuando estos se efectúan con altas dosis de manera continua o cuando se usan medios de contraste en radiografías abdomino-pélvicas pueden causar diversas malformaciones relacionadas con la desviación del desarrollo morfológico del embrión”.

Por último afirmó: “Existen diversas enfermedades infecciosas que cuando se presentan durante el embarazo pueden desencadenar la aparición de múltiples deformidades en el producto fetal, por eso todas las gestantes deben evitar el contacto con personas o agentes que trasmitan cualquiera de estas enfermedades; entre ellas podemos mencionar las infecciones virales como la varicela, rubeola, el citomegalovirus y el herpes virus; la bacteria de la sífilis y el parásito del toxoplasma.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s